Síndrome del Comedor Nocturno

Síndrome del Comedor Nocturno

El Síndrome del Comedor Nocturno, también conocido como Síndrome de Alimentación Nocturna, es una variación del Trastorno por Atracón sólo que en éste las ingestas compulsivas ocurren durante la noche interrumpiendo el sueño, o bien después de la última comida del día que por lo general es la cena. Estas sobreingestas no siempre están caracterizadas por la sensación de pérdida de control tan habitual en los atracones.

Aparece ya en la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Psiquiátrica Americana (DSM-V), en la categoría de “Otro trastorno alimentario o de la ingestión de alimentos especificado” y nos dice el manual que se caracteriza por:

“Episodios recurrentes de ingestión de alimentos por la noche, que se manifiesta por la ingestión de alimentos al despertarse del sueño o por un consumo excesivo de alimentos después de cenar. Existe consciencia y recuerdo de la ingestión. La ingestión nocturna de alimentos no se explica mejor por influencias externas, como cambios en el ciclo de sueño-vigilia del individuo o por normas sociales locales. La ingestión nocturna de alimentos causa malestar significativo y/o problemas del funcionamiento. El patrón de ingestión alterado no se explica mejor por el trastorno por atracón u otro trastorno mental, incluido el consumo de sustancias, y no se puede atribuir a otro trastorno médico o a un efecto de la medicación”.

Por lo general, estos pacientes comen varias veces durante la noche y a la mañana siguiente despiertan, después de un sueño poco reparador, sin nada de hambre. Se sugiere que las comilonas nocturnas constituyen más del 50% de la ingesta de todo el día y corresponden a alimentos hipercalóricos.

El horario para llevar a cabo las sobreingestas es variable y puede extenderse hasta las dos y tres de la mañana. Existe una fuerte necesidad de comer y, por otra parte, el paciente considera que es necesario ingerir alimentos para poder conciliar el sueño. Se podría decir que las personas aquejadas del síndrome del comedor nocturno presentan obesidad, pero también existen algunos pacientes sólo con sobrepeso o normo peso.

Al parecer, este patrón alimentario surge debido a problemas emocionales en donde sobresale el hecho de que la persona no sabe cómo gestionar sus emociones, es decir no es un estado emocional el que lo lleva a comer, sino la incapacidad para hacer algo con su emoción. Se sugiere también que algunas causas obedecen a la disminución de niveles hormonales como la melatonina y leptina durante la noche. De esta forma, el paciente despierta en ocurridas ocasiones, tiene problemas para conciliar o mantener el sueño y las ingestas nocturnas están formadas principalmente por carbohidratos.

Por otro lado, se considera que el síndrome del comedor nocturno se presenta con mayor frecuencia en las mujeres que, al estar tan preocupadas por su peso corporal y por seguir dietas restrictivas frecuentemente, son más propensas a tener desarreglos alimentarios. También se asocia que la situación de comer poco delante de los demás, simulando tener episodios de voracidad, podría ser una causante para que durante la noche la persona ingiera alimentos en repetidas ocasiones.

El síndrome del comedor nocturno o síndrome de alimentación nocturna, es un trastorno alimentario, psicológico y del sueño, que, como hemos visto, consiste en un desequilibrio en la pauta temporal de la ingesta de alimentos y se asocia principalmente a las siguientes variables:

  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Ansiedad
  • Desequilibrios hormonales
  • Hiperfagia nocturna
  • Anorexia matutina
  • Sonambulismo
  • Apnea del sueño

Al contrario de lo que sucede con otros trastornos alimentarios, es muy fácil detectar el síndrome del comedor nocturno ya que el paciente relata el típico patrón alimentario que hemos descrito: inapetencia durante el día, ansiedad o algún malestar emocional que lo lleva a comer muchos carbohidratos al anochecer, insomnio o continuos despertares durante la noche para ingerir alimentos hipercalóricos. Así mismo, es muy común que estos pacientes presenten obesidad y busquen tratamiento para corregir sus conductas alimentarias y bajar de peso.

La intervención en estos pacientes debe constar, primeramente, de una valoración médica y otra psiquiátrica. En esta última el especialista debe valorar la necesidad de recetar antidepresivos si el paciente presenta un alto grado de depresión, o también funcionaría algún medicamento que permita controlar los impulsos. Algunos especialistas recomiendan el uso de melatonina, ya que se sabe que esta hormona es inductora del sueño.

Posteriormente, es imprescindible que el paciente comience a tener un patrón alimentario ordenado mediante una dieta donde se incluyan todas las calorías del día repartidas en las tres comidas principales (desayuno, comida y cena). Es recomendable que la cena se realice tres horas antes de acostarse y así el paciente tendrá más posibilidad de acceder a una buena calidad de sueño y levantarse al otro día con apetito.

En la terapia psicológica es muy importante que el especialista enseñe al paciente a reducir sus altos niveles de estrés mediante un esquema cognitivo conductual y también a través de técnicas de relajación. A la par se irá trabajando con el nutriólogo para ayudar al paciente a establecer una relación sana con la comida.

Dra. Nancy Silva

Catedrática del Instituto Suizo

Es licenciada en Psicología, con especialidad en Psicología de la Alimentación. Cuenta con una maestría en psicoterapia y es candidata al Doctorado en Clínica Psicoanalítica por el Centro ELEIA. Con catorce años de trayectoria docente a nivel licenciatura y maestría, ha impartido cátedra en diversas universidades reconocidas de la ciudad de Puebla. Es coautora del entrenamiento en Psicología De La Alimentación®, cuyo programa académico es una amplia capacitación dirigida a profesionales de la salud interesados en adquirir las estrategia y destrezas necesarias para mejorar la alimentación de sus pacientes. En agosto de 2017 impartirá la asignatura “Psicología de la Nutrición” en el Instituto Suizo.

Comments

comments

1 Comment
  1. Elisa 31 mayo, 2018 at 8:34 pm - Reply

    Me ha apasionado este artículo y nunca había leído una opinión como esta sobre el tema, excelente !

    Enhorabuena

Leave a Comment

Your email address will not be published.